¿Qué podemos aprender de los videos y anuncios que mejor conectan con su público objetivo a la hora de educar? ¿Qué características comparten todos ellos? La respuesta es sencilla, la mayoría de ellos son fenómenos virales. La gente que los ve quiere compartirlos con los demás de manera natural y son fácilmente recordables con el paso del tiempo.

Un claro ejemplo es el siguiente video de una conocida marca que fue grabado en el aeropuerto de Londres y que ha sido, sin duda alguna, uno de los videos más compartidos y comentados de los últimos años.

La Historia debe ser Relevante. Una de las características más destacables del video, se encuentra en las historias que hay detrás de cada pasajero que se observa en el video. No sólo es música y gente bailando, es también lo que hay tras cada cara de sorpresa que vemos en el video, son las historias de sus viajes, las parejas que vemos, los reencuentros propios de un aeropuerto, la ilusión que vemos en el rostro de los niños que van apareciendo, etc…

Fomentar la Participación. Para que un mensaje tenga éxito y sea fácilmente recordable para nuestros alumnos, debemos hacerles participes del mismo, fomentando, en la medida de lo posible, la participación activa. La información ya no se transmite sólo de profesores a alumnos, estamos en la era de la colaboración, los mensajes deben ser compartidos para que su efecto perdure en el tiempo.

Búscar siempre Sorprender.  Todo lo que nos ha sorprendido es más fácilmente recordable. La sorpresa es una potente herramienta para hacer que nuestras enseñanzas sean realmente relevantes para nuestros alumnos.

Por lo tanto, si queremos que nuestras clases y enseñanzas permanezcan en la mente de nuestros alumnos debemos siempre recordar las 3 claves de la educación viral: Contar una buena historia, fomentar la colaboración y, sobre todo, sorprender cada día a nuestros alumnos.