innovation_3

Durante los últimos tiempos un nuevo concepto se ha ido abriendo paso en el entorno educativo: “Passion-Based Learning” (Aprendizaje basado en la Pasión). La idea es tan sencilla de entender como difícil de implementar de manera eficaz.

Todos buscamos estudiantes realmente implicados y motivados en el proceso de aprendizaje, que conecten de manera única y personal con el profesor y con los contenidos transmitidos, de manera que lleguen a sentir “Pasión” por el aprendizaje. En ese momento, las capacidades de aprendizaje se multiplican, de manera que los conocimientos adquiridos se transforman en intensas experiencias que perduran fácilmente en la mente de los estudiantes.

La idea es realmente atractiva, pero: ¿Cómo podemos ir mejorando nuestro sistema docente para despertar el aprendizaje pasional en nuestros alumnos?. A continuación os dejo 4 claves para mejorar la implicación pasional de vuestros alumnos en el proceso de aprendizaje.

  1. Lo que realmente nos apasiona nunca proviene de dogmas o imposiciones. Sabemos que debemos fijar reglas y normas, pero debemos hacerlo de forma que no eliminen o perjudiquen el proceso creativo de los estudiantes, ni disminuyan sustancialmente su capacidad de decisión. El proceso creativo es enormemente estimulante y, por lo tanto, es pieza fundamental del aprendizaje pasional.
  2. La pasión reside en actividades e ideas que realmente nos importan o que pensamos que son verdaderamente relevantes. Mostrar la utilidad, fuera de la clase, del conocimiento adquirido durante la misma, es vital para lograr la completa implicación de los alumnos.
  3. Disponemos de una potente herramienta para crear experiencias formativas únicas: La Tecnología. Todos escuchamos más atentamente a personas que hablan en nuestro “idioma”, que comparten nuestras aficiones, o que entiende la forma en la que actualmente consumimos información. Las oportunidades de integrar la tecnología en el proceso educativo son enormes, ya sea a través de juegos interactivos, debates en la red, videos, chats, redes sociales, etc…
  4. La pasión es altamente contagiosa. Rodearse de gente realmente apasionada es la mejor manera de llegar a estarlo. Los profesores deben transmitir auténtica pasión a sus estudiantes, ya sea en la escuela o después de la misma. La gente escucha y presta más atención a gente a la que admira en lo profesional, pero también influye enormemente la admiración en el ámbito personal. Por lo tanto, para lograr un aprendizaje pasional, es imprescindible la figura del profesor como líder inspirador y pasional.