Los avances tecnológicos han transformado, desde hace muchos años, la forma en la que somos educados y la manera en la que transmitimos conocimientos. Desde el tradicional ábaco, que nos permitía aprender a sumar con mayor facilidad, pasando por la calculadora, que lo convertía en algo aún más sencillo, hasta el nacimiento de los ordenadores personales e internet, que cambiarían completamente la forma en la que entendemos actualmente el proceso educativo.

Pero la revolución tecnológica continúa y la educación debe integrar aquellas herramientas que sean relevantes y que contribuyan en acercar y mejorar la transmisión y creación de conocimiento. A continuación os dejo, como ejemplo, cuatro áreas e ideas que reflejan cómo la tecnología está cambiando la educación en nuestros días:

La educación siempre disponible, cuándo y cómo nosotros queramos. La proliferación de la formación online ha democratizado la educación, permitiendo, a personas que antes tenían problemas de acceso a entidades educativas, la oportunidad de cursar sus estudios en las mejores universidades del mundo. Por otra parte, la educación presencial debe competir con la imparable tendencia que supone la educación online. La educación presencial debe aportar valor real al estudiante, el profesor debe ser realmente relevante e inspirador, en otro caso por qué motivos no optar por la formación online….

La forma de entender la pedagogía ha cambiado. El arte de enseñar está evolucionando, las oportunidades que, todos los docentes, tienen a su disposición gracias a la tecnología son cada vez más interesantes y variadas: Email, video-chat, twitter, online tests, ipad, etc…

La información se encuentra siempre accesible y disponible. Los educadores deben ser conscientes de que la información ya no es fuente de ventaja competitiva para los estudiantes. Internet y las redes sociales han cambiado la forma en la que debemos entender el proceso educativo, la información es extremadamente fácil de obtener, los datos están disponibles para todos, en todo momento y en todo lugar, gracias a los avances tecnológicos.

Es el momento de enseñar a buscar respuestas a los estudiantes. El momento de fomentar la creatividad, de enseñarles a dudar, a preguntar….a innovar.