Durante los últimos años hemos experimentado un creciente interés por el uso de juegos educativos que mejoren la experiencia docente y el aprendizaje de nuestros alumnos. Un reciente estudio en colegios de EEUU  analiza las experiencias de profesores americanos al incluir juegos digitales en sus clases.

La mitad de los 505 profesores entrevistados en el estudio aseguraron usar juegos digitales con sus alumnos dos o más días por semana, y el 18% afirmó usarlos de manera diaria. Por supuesto, si este mismo estudio fuese realizado en nuestro país, los resultados serían radicalmente diferentes a los obtenidos, al menos en cuanto a implantación de los juegos en el día a día de nuestros profesores. De cualquier manera, creemos que los resultados reportados por los profesores encuestados puede ser una gran ayuda a la hora de entender y analizar las ventajas e inconvenientes del uso de juegos educativos en nuestras aulas. Algunos de los aspectos positivos derivados de la experiencia de los profesores encuestados son:

  1. Aproximadamente el 70% de los encuestados asegura que los estudiantes que habitualmente obtienen peores resultados mejoran su rendimiento mediante el uso de juegos educativos.
  2. Tres de cada cinco profesores afirman que los juegos incrementan la atención y mejoran el nivel y calidad de la colaboración entre los estudiantes.
  3. El 60% ha respondido que el uso de juegos digitales ayuda a personalizar la docencia y a mejorar la transmisión de conocimiento y, por lo tanto, el aprendizaje de los alumnos.
  4. El 62% confirma que el uso de juegos digitales interactivos consigue facilitar el contenido de las asignaturas permitiendo una enseñanza más efectiva y homogénea entre alumnos de diferentes niveles y capacidades.

Algunos profesores participantes en el estudio, también destacaron algunos de los problemas que observaron al intentar introducir el uso de juegos digitales en sus clases:

  1. El uso de juegos educativos retrasaba el ritmo de las clases. (8%)
  2. Algunos profesores observaron problemas de comportamiento de los alumnos que tradicionalmente tenían menor rendimiento. (7,7%)
  3. Un minoría de los profesores encuestados aseguraron haber sufrido un  incremento notable de los problemas y conflictos entre los estudiantes debido al uso de los juegos. (5,1%)

El estudio parece ser concluyente a favor de una implementación progresiva de los juegos en nuestras aulas, siempre que se realice de manera estudiada y que sea consecuente con los objetivos educativos de cada asignatura. La educación debe evolucionar e innovar al ritmo de nuestros alumnos. Es importante poder transmitir conocimiento en el lenguaje de los estudiantes, y el lenguaje de hoy en día es la Tecnología.

La pregunta que podemos hacernos es: ¿Cuándo podremos ver unos resultados parecidos en España?….por desgracia, para una correcta implantación de juegos digitales, nuestro sistema educativo necesita inversiones en medios tecnológicos, clases reducidas y profesores realmente motivados……Parece que la “crisis” y las políticas de recortes en educación pública harán que, durante los próximos años, sólo podamos ver estos estudios en EEUU….